Claves del buen vestir masculino

“No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”, dijo el escritor Oscar Wilde, y más tarde, los estudios de expertos en comunicación corroborarían esta cita al descubrir que los primeros diez segundos al conocer a una persona son los responsables de la percepción que sobre ella se tiene en el futuro. La forma de ser, actuar y comportarse es lo que determina el verdadero grado de elegancia de cada caballero, pero “si atrevido resulta ya enjuiciar la elegancia masculina exterior, temerario sería hacer lo propio con la interior”, recalca el empresario José María López-Galiacho en su “Manual del perfecto caballero”.

En esta ocasión les traemos algunas claves importantes para el buen vestir masculino.

1. Hacerse con un abrigo de corte clásico: existen mil y una tendencias y quizás las más clásicas no te van, pero todo hombre debería de tener un abrigo de corte clásico en su armario. Es un básico, porque nunca pasa de moda y te puede sacar de muchísimos apuros a la hora de vestir traje o incluso más sport. Lo ideal es que este te vaya justo a la altura de la rodilla, así te verás más esbelto.

2. El traje, el sello de todo gentleman: la mejor opción, porque es la que favorece a la mayoría de los hombres. Recuerda que la manga de la camisa debe sobresalir un dedo de la americana siempre.

3. La hechura personalizada: es decir, la ropa debe ajustarse perfectamente a ti, como si de una segunda piel se tratara. Me refiero a que la chaqueta debe tener la largura adecuada, que no se produzcan arrugas al abrocharla ni tampoco en las mangas o que las pinzas de los pantalones se abran. El traje debe ir siempre entallado, que no estrecho. No está de más que el sastre le de unos retoques antes de que te lo lleves para asegurarte ir bien vestido.

4. Los zapatos con cordones son la base de tu elegancia: sin un zapato correcto y de calidad, puedes destrozar con todo el esfuerzo puesto en el resto de tu vestimenta, porque el conjunto final no acabará de lucir. Si son negros, tu elegancia será intemporal, pero si quieres dar un toque de frescura, ¿qué tal unos color chocolate o coñac para complementar tu calzado formal?

5. El color de los calcetines importa: quizás pienses que lo más sencillo es optar por unos calcetines negros, independientemente del color de tu traje, o del mismo color que los zapatos. La realidad es que siempre resultará más elegante escoger unos calcetines del mismo color que del pantalón y, si no los encuentras, mejor que sean de una tonalidad más oscura.

6. Mezclar correctamente los estampados: si definimos los cuadros, los círculos y las rayas como los tres principales estampados que podemos encontrarnos en trajes, camisas y corbatas, es importante saberlos combinar entre sí. Lo más fácil para combinar es que estas tres prendas sean lisas. Sin embargo, si queremos ir un poco más allá, puedes elegir dos prendas con el mismo diseño, intentando que este sea de diferente medida: por ejemplo que las rayas del traje sean algo más finas que las de tu corbata. O, si quieres combinar dos diseños diferentes, por ejemplo, corbata de círculos y traje de rayas, procura que ambos sean de un tamaño proporcional, por ejemplo, una camisa de cuadros pequeños combinan bien con corbatas de círculos también pequeños.

7. Apostar por aquellos colores que más favorecen: deberíamos intentar llevar colores afines con nuestro tono de piel y cabello o bien que realicen contraste. No obstante, los trajes negros, en gris oscuro o en azul marino suelen ser una apuesta segura, igual que las camisas blancas o de tonalidades azules.

Written by

Sin Comentarios Todavía | No Comments Yet.

Deje una Respuesta | Leave a Reply

Mensaje | Message